Antispam Bee como alternativa a Akismet

Akismet es el plugin antispam incluído por defecto en la instalación de WordPress. Sin duda este provecho en buena parte lo volvió líder a la hora de filtrar comentarios “robots” en nuestro blog. Eso, y que sin él tendríamos una veintena de comentarios spam por día, o más. Pero, ¿es tan bueno o existen alternativas mejores? Sí, existen: Antispam Bee. En esta nota queremos comentarles por qué lo preferimos.

Antispam Bee se descarga de aquí

Akismet: elegido por necesidad

En el momento en que nuestro blog se inaugura, comienza a ser blanco de robots que se encargan de dejar comentarios en nuestras entradas para promocionar productos y servicios variados. Muchas veces incluso los mensajes son de un idioma diferente al español, como el inglés, chino o ruso. Además de la molestia que representa tener que limpiar estos comentarios todo el tiempo, cuando nos descuidamos nuestro sitio luce poco profesional. Por esta misma razón, los admins instalamos WordPress y seguidamente activamos Askimet. Y sí, hace un gran trabajo y no tuvimos que decidir nada más que realizar la registración.

Pero Akismet tiene sus desventajas. Personalizarlo no es lo más fácil del mundo, tiene problemas de privacidad, y ni siquiera es gratis para sitios comerciales.

En cuanto a Antispam Bee, es 100% gratuito, y ponerlo a punto es más fácil que bostezar. Podemos comparar Antispam Bee con Akismet, pero lo que no podemos hacer es dejar nuestro sitio a merced del Spam.

¿Cómo entra el spam a mi sitio?

Los mensajes “spam” entran a través de nuestros formularios de comentarios y/o formularios de contacto. Cuantas más posibilidades le demos a los usuarios de ingresar texto con cualquier tipo de formulario, más spam aparecerá.

Aunque muchas veces el spam es ingresado manualmente por un ser humano, “tuneado” de alguna manera acorde al contenido de una Entrada para pasar más desapercibido, el grueso del spam se crea por fuerza bruta: a través de programas ejecutados en servidores.

Defensas a nuestro alcance

Instalar un plugin de Captcha, por ejemplo reCaptcha de Google, logra frenar este último tipo de generación de Spam (ése disparado por robots), pero no sucederá lo mismo con el spam humano. Claro, siempre podemos decirle a nuestro WordPress que no publique los comentarios automáticamente. Así, debemos ingresar a la sección de comentarios del Escritio y leer los mensajes que se agolparon, uno por uno, decidiendo en cada caso si lo publicamos o lo borramos. Pero, a la larga, la cola de comentarios pendientes de moderación se vuelve infinita, y nuestro sitio se pone lento por todo el spam sin borrar. Necesitamos una alternativa más práctica, automatizada, como lo son Akismet y Antispam Bee. Sobre todo, si no deseamos recurrir a alternativas como los comentarios de Facebook ó Disqus, en donde el contenido total de los comentarios de nuestro sitio le pertenece a terceros.

Funcionamiento básico de Akismet y Antispam Bee

Los filtros que detectan los mensajes “spam” funcionan, en pocas palabras, así: una inteligencia artificial lee el texto enviado por comentaristas (o robots) y lo somete a una serie de comprobaciones. Por ejemplo, si aparecen enlaces en el texto con palabras clave típicas, si ese mensaje está repetido literalmente en otros sitios, o si el comentario proviene de una dirección de IP ya tildada como infecciosa.

Cualquier comentario que no pase estos tests se marcará como spam para su eventual revisión, o bien se eliminará automáticamente dependiendo de la rigurosidad con que hayamos configurado el plugin en cuestión.

Si ambos plugins, Akismet y Antispam Bee, funcionan de la misma manera, ¿por qué uno sería mejor que otro? Y ahí está el punto: que, bajo el capó, NO funcionan de la misma manera.

Akismet no realiza el trabajo localmente, dentro de nuestro sitio; en cambio, envía los comentarios que nos llegan a sus propios servidores. Esto implica un empleo de recursos extra, y trae incovenientes de velocidad de conexión si nuestro sitio recibe comentarios todo el tiempo. Pero, además, es ilegal en varias regiones. Akismet básicamente está transportando a sus servidores propios contenido que no le pertenece, lo que viola la privacidad, sobre todo cuando le aseguramos a nuestras visitas que su información personal no será compartida con terceros.

Por su lado, Antispam Bee sí realiza la labor localmente, lo que a la larga resulta en un funcionamiento más ágil, pero principalmente no viola ninguna política de privacidad (léase convenio GDPR).

Akismet versus Antispam Bee: lo bueno y lo malo

Vale decir de antemano que ambos plugins realizan un buen trabajo. Ojo, siempre habrá un comentario de spam que se pueda filtrar. Los sistemas de spam cambian, o los comentarios son hechos por seres humanos, bien personalizados para el contenido de la entrada en cuestión. El ojo del amo tiene que aparecer en algún momento para revisar que todo esté bien. Pero también es cierto que Akismet y Antispam Bee van mejorando con el tiempo, aprendiendo, y sus inteligencias artificales se ponen cada vez más detectivescas y efectivas.

Lo malo

Akismet NO es gratis para sitios comerciales. Los precios actualizados, aquí.

Antispam Bee filtra únicamente los comentarios natales de nuestro WordPress; no podremos, por ejemplo, usarlo junto con Jetpack.

Akismet es complicado de configurar. Para poder usarlo debemos previamente registrarnos en wordpress.com y vincular nuestro blog. No es “ciencia espacial”, pero en sí son pasos y tiempos extra versus un par de clics para tener andando Antispam Bee.

Antispam Bee no es compatible con muchos plugins de formularios de contacto.

Akismet funciona de manera remota, enviando los comentarios que recibimos vía su propia API a sus servidores para ser testeados. Además de complicar la transparencia de las políticas de privacidad, si sus servidores por alguna razón caen, el SPAM se deja de filtrar en nuestro sitio.

Lo bueno

Antispam Bee es 100% gratis tanto para sitios personales como comerciales (el desarrollador acepta donaciones).

Akismet es compatible con los comentarios mejorados de Jetpack.

Antispam Bee funciona localmente, lo que va de la mano con la protección de datos en nuestro sitio y las normas saludables de privacidad.

Akismet posee gran compatibilidad con diversas formas de entrada de datos en nuestro sitio; por ejemplo, es compatible con Contact Form 7.

Antispam Bee se instala en segundos sin necesidad de registraciones.

Conclusiones

Queda a nuestro criterio y necesidades específicas decidir cuál de los dos plugins a utilizar. Si empleamos la gestión de comentarios natal de WordPress, Antispam bee es una alternativa excelente y gratuita, además de que se activa en segundos.

Si empleamos el sistema de comentarios enriquecidos de Jetpack, entonces es mejor usar Akismet dado que Antispam Bee no es compatible.

Si la privacidad de nuestros usuarios y visitas es importante para nosotros, la opción es Antispam Bee.

Si tenemos un sitio comercial pero no queremos invertir dinero en componentes antispam, la opción también es Antispam Bee.

Esperamos que la nota les haya servido a tomar una decisión. Y, como siempre, los invitamos a dejarnos sus experiencias en la sección de comentarios.

Éxitos y gracias por leer.

Somos Duplika

Dale a tu sitio el hosting que se merece

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.