Introducción al Alojamiento Web

La importancia de estar presente en Internet hoy en día no es cuestión de opiniones. Y la buena noticia es que, lo que antes sólo estaba reservado a grandes empresas, en el presente se encuentra al alcance de igual manera a un negocio familiar o a un proyecto unipersonal.

En efecto, incluso los particulares pueden tener su propia página en sitios como MySpaceBloggerBlogspot o similares. Estos espacios públicos y gratuitos permiten publicar notas, opiniones, fotos, videos y música al resto del mundo. Y de eso se trata, precisamente: de alcanzar a cualquier persona que pueda conectarse a Internet desde cualquier lugar de nuestro planeta.

¿Por qué limitarnos a vender nuestros productos localmente, en nuestra ciudad, si podemos hacerlo a todo el país o, incluso, a otras naciones?

¿Por qué no ofrecerle un paquete turístico a un europeo o un japonés, que desde su hogar al otro lado del mundo se entusiasma con la posibilidad de conocer las bellezas naturales de nuestros pagos? Pero para lograr esta meta, queridos lectores, debemos estar a la altura del sueño. Y para eso necesitamos un sitio web que reúna ciertas virtudes, ciertos requisitos… Entre ellos, un hosting profesional.

 

Servidor casero

Un sitio web está formado por un contenido escrito en un determinado lenguaje de programación. La información de textos e imágenes, así como el código de programación que los sostiene, organiza, y permite su interacción con el usuario, deben residir físicamente dentro de una computadora.

Teniendo en cuenta el deseo y necesidad de que nuestro contenido sea visto (en términos de servidor, “visitado”) por la mayor cantidad de gente, en cualquier momento del día y desde cualquier lugar del mundo, es evidente que no podemos alojarlo en nuestra computadora personal. Ni por conectividad, ni por seguridad, ni por capacidad ni por cuestiones de continuidad energética, nuestro ordenador no puede ni está preparado para tal fin.

Para alojar sitios web se utilizan servidores, que son computadoras mucho más poderosas en cuanto a velocidad de proceso, capacidad de memoria y almacenamiento de datos.

Los proveedores de alojamiento web (web hosting, en inglés) son aquellas empresas que nos permiten utilizar sus servidores para poner en línea nuestro sitio web, utilizando además su conexión y ancho de banda a la red de Internet.

 

Servidores profesionales

Elegir la empresa proveedora de alojamiento no es tarea fácil, pues cuanto menos requiere una evaluación precisa de nuestras necesidades. Por ejemplo, en el caso de un sitio personal (suponiendo que dispone de menos de una decena de páginas), es posible utilizar cualquier proveedor gratuito de los muchos que se encuentran en Internet sin mayores inconvenientes.

Pero, por el contrario, en el caso de que se proyecte el sitio institucional de una empresa, las razones para volcarse hacia un proveedor de hosting pago son numerosas:

  • Necesitaremos soporte técnico profesional para nuestro sitio, y la garantía de un mínimo de tiempo en el que nuestro sitio se verá en línea a lo largo de todo un año. Este punto marcará la diferencia en ventas si nuestra actividad depende directamente del tiempo en que nuestros clientes pueden acceder al sitio para evaluar productos y servicios, y, consecuentemente, ¡adquirirlos! Cada minuto fuera de línea impacta directamente en nuestro bolsillo, y, por si fuera poco, está comprobado que un sitio web que queda offline con frecuencia resulta poco confiable a sus potenciales clientes.
  • Seguramente deberemos utilizar diferentes lenguajes de programación para articular todas las funcionalidades de nuestro sitio; por ejemplo, es normal combinar el uso de javascripts, PHP y funciones específicas para acceder a la base de datos. El conjunto de herramientas y módulos de programación requieren de servidores actualizados, que cumplan normas de seguridad y mantengan sus patentes de software vigentes.
  • Si estamos vendiendo a través de nuestro sitio, también es indispensable una conexión segura a través del protocolo SSL, una tecnología de encriptación que protege el envío de datos escondiendo la información privada de los usuarios, y sus operaciones. Esto no es posible en un servidor gratuito.
  • Es fundamental que el sitio sea identificado con una marca o un nombre. Para lograr esto, se debe registrar un dominio que los visitantes utilizarán para acceder a nuestra web desde su navegador (www.misitio.com). Los proveedores de hosting pagos suelen ocuparse de registrar y mantener los nombres de dominio, gestionando todos los trámites necesarios, y encargándose de las renovaciones cada vez que las mismas caduquen.

Es muy importante para el cliente de hosting que todas las especificaciones queden aclaradas en el contrato que se firma con el proveedor. Por ejemplo, debemos conocer el ancho de banda de la conectividad (es decir, la capacidad de conexión a Internet para que varios usuarios puedan entrar a nuestro sitio al mismo tiempo), como también estar informados de la cantidad de RAM y del CPU que servirá a nuestro proyecto online.

Dado que se trata de una máquina, podemos hallar analogías con un automóvil: ¿acaso no conoceríamos los detalles del mismo, su aceleración y consumo, cuantas puertas tiene, si sus cambios son manuales o automáticos, o dispone de aire acondicionado?

 


Conoce los detalles de tu servidor

Lo mismo con un servidor: las empresas de hosting profesionales presentan información clara y precisa del hardware a sus clientes. Y monitorean los sitios para medir sus recursos, teniendo en cuenta las necesidades del cliente y las alternativas a escalar.

Por otro lado, la empresa de hosting profesional cuenta con un sistema de respaldo de los datos (backup). ¡No podemos correr el riesgo de perder nuestro sitio y la información de nuestros clientes cuando ocurre un inconveniente con sus equipos! Esto es algo que, claramente, un hosting gratuito no te puede ofrecer.

Otro aspecto que usualmente se ignora, pero que es fundamental para evaluar la exactitud del sitio y controlar nuestras ventas, es la posibilidad de acceder a una estadística detallada de las visitas. Es posible analizar secciones individuales de nuestro sitio, la procedencia de los usuarios, su comportamiento mientras lo navegan y muchos otros datos que completan información invaluable sobre cómo optimizarlo y generar más visitas/compras. Estas estadísticas los hosting gratis la guardan para sí, pero las empresas de hosting pagas ponen a disposición del cliente herramientas poderosas para medir, analizar, segregar y aprender sobre el comportamiento de nuestras visitas.

Por estas razones y por muchísimas más, incluyendo medidas de seguridad firewall, anti DDoS, gestión profesional de un sitio, administración de actualizaciones, bases de datos, emails y dominios, la solución integral, real, profesional y libre de dolores de cabeza se reduce a la contratación de una empresa de hosting en serio. Y para eso, está Duplika.

Share your thoughts

share what,s happening in your mind about this post