Mejores prácticas y consideraciones al diseñar tus envíos masivos

A continuación, enumeraremos algunos consejos y consideraciones a tener en cuenta para sacar el máximo provecho a nuestra herramienta de email-marketing a fin de evitar fracasos comunes.

  • Email y Nombre del remitente de las listas: decide cuál va a ser la cuenta de email y el nombre que utilizarás para que figure como remitente, intentando mantener una relación con la lista, y mantenlo a lo largo de todos tus envíos. Algunos de tus suscriptores se familizarizarán con tus correos, y lo agregarpan a su lista de contactos permitidos, por lo que cambiar la dirección de correo puede perjudicar esta bendición. A su vez, aconsejamos mantener el nombre del remitente corto, con un máximo de 2 o 3 palabras.
  • Contenido: aunque en el envío puedes publicar lo que desees, ten cuidado de no alterar drásticamente tu estética para cada nuevo envío. Eso puede generar confusiones además de contraer una falta de identidad. De igual manera, evita utilizar palabras ofensivas que puedan resultar en un bloqueo automático por parte de tus suscriptores.
  • Obtención de correos: uno de los aspectos más importantes a la hora de enviar correos es obtener el permiso del suscripto. Esto en realidad no sólo se considera una buena práctica, sino que también es una obligación legal a tener en cuenta: el envío de correos no solicitados se encuentra penado en muchos países, y las desventajas de no adherirse a esta política varían desde el daño de la propia imagen hasta la imposibilidad de enviar futuros correos desde tu dominio. Existen 2 métodos para la obtención de correos «blancos»:
    • Opt-in: El suscripto es incluído automáticamente a la lista tras completarse un formulario de suscripción en una web, o realizando alguna acción determinada.
    • Double Opt-in: El suscripto recibe un correo luego de solicitar la inclusión a una determinada lista, en la cual debe de hacer clic sobre un determinado enlace para confirmar su deseo de ser incluído en un mailing.
  • Periodicidad de los envíos: Aunque no existe una periodicidad establecida que funcione mejor para todos, en ningún momento aconsejamos enviar más de 1 correo por semana a tu lista de suscriptos. Ahora, si deseas enviar un correo cada 15 días, mensualmente, o con cualquier otra variación de tiempo, dependerá de tu estrategia. Recomendamos probar diferentes métodos para asegurarse de que la cantidad de desuscriptos sea mínima, y que tus clientes continúen considerando tus envíos interesantes o de importancia.
  • Incorporación de tu correo a una lista blanca: Intenta recordarles a tus suscriptores, en el email de bienvenida o en algún otro envío que realices, que incorporen el email desde donde realizas el envío a su lista de contactos. De esta manera te asegurarás de que tus mensajes no sean filtrados por posibles bloqueos y de que (en caso de que las utilices), las imágenes sean cargadas automáticamente.

A la hora de diseñar tus envíos, ten en cuenta las siguientes características:

Contenido

  • Intenta evitar que casi la totalidad de tu envío se trate de una imagen. Las ilustraciones y fotos, aunque facilitan el diseño (pues no tendrás que lidiar con HTML / CSS) harán que los lectores que bloquean imágenes por defecto destruyan el sentido (y eficacia) de tu correo. Los suscriptores que no puedan ver el contenido gráfico podrían eliminarlo o, peor, reportarlo como correo no deseado.
  • Pregúntate: ¿Cuál es el mensaje que intentas enviar?
  • ¿Por qué ese mensaje debería importarles a tus suscriptores?
  • ¿Es clara la acción que quieres que realicen?

Asunto

  • Evita utilizar más de 50 caracteres. Considera que, además de tu correo, los suscriptos reciben numerosos mensajes además del tuyo. A la hora de leer los asuntos, en fracciones de segundo toman la desición de abrir un mensaje u obviarlo, y si tu remitente, o el mensaje del asunto, no está claro en las primeras palabras (o no les resulta familiar), tu correo probablemente nunca sea leído.
  • Evita utilizar palabras, símbolos o signos de puntuación que puedan ser disparadores de filtros de spam.
  • El asunto describe lo que contiene el correo, y el beneficio que otorgará a los lectores al abrirlo. Tenlo en cuenta a la hora de redactarlo.

Cabecera

  • Incluye un párrafo breve u oración informándole al lector sobre el contenido del correo.
  • Considera solicitar la inclusión del email desde donde envías tus correos al listado de contactos del suscripto. Si confía en tus correos, puede que te incorpore a su lista blanca.
  • Agrega enlaces a las versiones online, indicandoles a tus destinatarios que realicen clic sobre determinado enlace en caso de no poder visualizar el correo correctamente. Esta es una práctica muy común dada su utilidad frente a imágenes no visibles.

Mensaje

  • Revisa errores de ortografía y de gramática.
  • En lo posible, intenta representar la mayor cantidad de texto posible en HTML / CSS en lugar de recurrir a imágenes.
  • Asegúrate de distinguir el objetivo por sobre cualquier información (ejemplo: compra de una determinada oferta, enlace o teléfono de suscripción a un determinado evento, etc.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *