NIC.ar y el registro de dominios en Argentina

Nuestro trabajo incluye la registración, renovación y, a veces, la administración de cientos de dominios. Los trámites suelen ser muy sencillos: el cliente abona el costo de registración, y nuestro sistema registra automáticamente el dominio a nombre del cliente, confirmándole el trámite vía email.

No obstante, con los dominios .com.ar la historia es completamente distinta. Las complicaciones son de lo más disparatadas, destacando:

  • Trámites vía email: si deseas registrar un dominio o modificar su delegación, debes iniciar el trámite desde la página de nic.ar, y luego confirmar el trámite respondiendo al correo. Esto ya es forzado de por sí, a lo que suma la complicación de que, si empleas una cuenta de correo de Hotmail, por ejemplo, la inclusión de publicidad hace que todos los trámites te sean rebotados (el correo debe ser devuelto intacto). Obviamente, existe la forma de evitarlo, pero las guías publicadas en el sitio de nic.ar para estos casos se encuentra bastante desactualizada.
  • Demoras: aunque el tiempo es variable, algunos trámites pueden demorar más de 48 horas hábiles.
  • Gratis: puede sonar positivo, pero en Argentina esto logró que sólo el 20% de los dominios registrados se encuentre en uso real; el resto permanecen «encajonados» debido a una especulación sin límites, donde miles de usuarios registraron dominios genéricos (ej.: www.zapatos.com.ar) con el único objetivo de venderlos a quienes sí los utilicen con fines comerciales.
  • Captcha poco seguro: el captcha de NIC.ar permite la registración de dominios de forma automática.
  • URL’s canónicas: resulta imposible acceder al sitio sin el www adelante del dominio.

Buscando algo de información, encontré, en el blog de Santiago Bilinkis, una nota titulada NicAr: ¿Por qué es tan malo el management público?. Los comentarios y el debate son realmente interesantísimos, expresando diferentes posturas y opiniones. Independientemente de si NIC.ar debería privatizarse, creo que la discusión sobre el arancelamiento es indiscutible.

Permitir los registros gratuitos, aún con la limitación de 200 dominios por persona, logra que determinados individuos registren dominios indiscriminadamente bajo la especulación de venderlos. Si no me creen, vean, por ejemplo, el listado de IDNs más de registradores-spammers.

Al parecer, Martín Aberastegue nos cuenta que hace aproximadamente 1 año y medio, el director de NIC.ar anunció numerosos cambios. Algunos de ellos ya fueron realizados, lo cual me trae algo de optimismo. Esperemos que si la licitación y el arancelamiento se lleve a cabo y la recaudación sea destinada a mejorar el servicio.

Actualización 10/12/2018: a la fecha, el sitio de nic.ar fue completamente rediseñado, y el sistema de registración, además de ya no ser gratuito, fue modernizado y funciona como debe. La resolución completa vigente se encuentra aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *