como-personalizar-tu-tema-de-wordpress

Como personalizar los temas de WordPress

Ya conoces WordPress, la aplicación gestora de contenido más utilizada del mundo. ¿Pero qué es eso de los temas y su personalización? Bien, si tu sitio fuese un automóvil, puede pensarse a WordPress como el motor: es todo lo que se encuentra debajo del capó. Entonces, ¿cuál sería el chasis?, me dirás. Pues bien, el chasis, o la apariencia de tu sitio, es el theme, o tema en español. Y lo maravilloso es que puedes modificar su aspecto cuando quieras o como quieras a través de la sección de “personalización”.

Tu contenido permanecerá intacto, pero su presentación se visualizará de otra manera, y esto puedes aprovecharlo de manera que la información se luzca mejor, o más adecuadamente para tu público o clientela particular. Y en este tutorial te enseñamos cómo hacerlo.

Cómo acceder a la página de personalización de WordPress

Para comenzar a personalizar el tema de WordPress, dirígete a la ruta Apariencia -> Temas tal cual se indica en la captura debajo.

En la sección de administración de tu tema, busca el tema activo (en el ejemplo, Twenty Fourteen) y haz clic en el botón Personalizar junto a su título.

La siguiente pantalla te llevará a una sección donde podrás modificar aspectos de tu tema de WordPress en tiempo real. A la izquierda verás una lista de las opciones disponibles y, a la derecha, una vista previa en directo de su sitio, y cómo el contenido es afectado por los cambios que realizas.

Cómo modificar el título de tu sitio en WordPress, y el Tagline (o lema)

La página de personalización del tema te permitirá modificar el título y el lema de tu sitio (puede ser un slogan) y comprobar cómo luce en tu sitio inmediatamente gracias a la previsualización. Para esto, expande el grupo de “Identidad del sitio” con un clic. Allí es posible realizar tareas como insertar un logotipo, ajustar el título y la descripción, o elegir un ícono específico para tu sitio (wordpress realizará un favicon con el mismo, es decir, el pequeño ícono que aparece en las solapas de páginas abiertas de tu navegador, junto con el nombre del sitio en cuestión). Aquí cabe aclarar que, dependiendo del tema que estés usando, las opciones varían, generalmente aumentando considerablemente en el caso de temas comprados, lo cual es genial.

Mientras escribes realizando cambios y mejoras, podrás visualizar las modificaciones en la vista previa del lado derecho de la pantalla. Y una vez que te encuentres satisfecho con el resultado, simplemente cliquea el botón Guardar y publicar.

Los íconos azules que contienen una imagen de un lápiz son botones que puedes presionar para acceder a las opciones correspondientes a cada campo de información o porción de tu sitio. Por ejemplo, si presionas el ícono del lápiz junto a “entradas recientes”, podrás realizar cambios pertinentes a ese widget en cuestión (por ejemplo, cambiar el título de “entradas recientes” por algo más enérgico, como “último momento”, “reviews de hoy”, o “nuevos artículos”. Como ves, todo depende del contenido de tu sitio y de tu público, así que afila el lápiz de tu imaginación para generar espacios agradables e interesantes con el contenido que subes.

Cómo agregar o modificar la imagen de la cabecera de tu tema

El encabezado junto con el logo de tu sitio serán los elementos de indentificación más fuertes de tu sitio. Para editar tu encabezado, cliquea en “Encabezado”, o quizás “Imagen de encabezado” (recuerda, la manera en que se menciona este campo puede varias de un tema a otro). Si esta es la primera vez que modificas tu tema, podrás visualizar algo parecido a esto:

Para comenzar, presiona en el botón “Agregar nueva imagen“, activando así la carga de archivos por defecto de WordPress. Es probable que WordPress te sugiera un tamaño recomendado, y, de nuevo, recuerda que cada tema posee sus especificaciones por defecto. Mi consejo es que busques (o confecciones) una imagen de buena calidad, algo así como 1920×1080, es decir mucho mayor al tamaño recomendado. ¿Por qué? Porque, tras subir la imagen a la base de datos, puedes emplear las herramientas natales de tu WordPress para recortar y/o seleccionar la porción de imagen que realmente deseas se muestre. Para esto, cliquea en “Seleccionar y recortar“. No te preocupes por el peso desmedido del archivo, pues WordPress modificará el tamaño inteligentemente, ajustándolo a tu tema.

Haz clic en la imagen para ampliar.

Y ahora, ya tienes tu imagen de encabezado de tu tema. ¡Felicitaciones!

Cómo ajustar los colores de tu tema de WordPress

En general, todos los temas de WordPress te permitirán cambiar los colores de los elementos principales de contenido por otros a tu antojo. El color del texto, el fondo de tu página, los colores con que se destacan los links y demás son factibles de ser reemplazados según tus gustos o la paleta de tu marca.

Para realizar esto, cliquea en “colores” en la sección de tu personalizador:

En algunos casos, los temas ya vienen con paletas predefinidas, como tonos en la gama de los rojos, verdes o azules, pero yo te recomiendo que hagas pruebas y consolides tu imagen institucional o paleta de tu sitio de acuerdo a las necesidades de marca y carácter.

Cómo configurar un fondo personalizado

El fondo es justamente lo que rodea la caja principal de texto y contenido de un tema de WordPress. Puede que en móviles no lo veas, puesto que el tamaño de la pantalla obliga a quitar ciertos elementos decorativos que sí, en cambio, se lucen en monitores y televisores HD o UHD. Sea como fuere, escoger una imagen de fondo, ya sea una foto o una textura, es algo a tener en cuenta, y WordPress te permite editarlo haciendo clic en “Imagen de Fondo” dentro del personalizador.

Ya cargada la imagen de tu preferencia, lo que verás se parecerá a esto:

 

Como ves, cuentas con opciones específicas para fondos, y ahora te voy a explicar qué hace cada cosa.

Repetición del fondo: tu imagen puede ser pequeña, mediana o muy grande. Sin embargo, quizás en una pantalla 4K notarás que el tamaño es menor; y, si no lo es, espera a que salgan displays con resoluciones aún mayores. Entonces, una alternativa para que tu fondo no luzca con rectángulos en blanco es repetir la imagen de manera continúa. La opción “mosaico” indica que tu foto o imagen será tratada de la misma manera que mosaicos sobre una pared: uno al lado del otro, hacia los costados y hacia abajo. No obstante, quizás desees que tu imagen sólo se repita hacia los lados (“Mosaico Horizontal“) o hacia abajo, en una columna perfecta (“Mosaico Vertical“). En la mayoría de los casos, no obstante, el “mosaico” estándar con repetición en ambos ejes es la opción más escogida.

Posición del fondo: Si tu imagen es más pequeña que el display donde estás viendo tu sitio, te puede ser útil decidir la posición de la imagen. No hay mucho que aclarar; o alineas la imagen a la izquierda o a la derecha, y, si no, la posicionas centrada. No hay mucho más que decir, honestamente.

Fijación del fondo: prácticamente todos los contenidos de un sitio no entran en pantalla, por lo que los displays permiten realizar scroll vertical para continuar leyendo. ¿Pero qué ocurrirá con nuestra imagen de fondo? ¿Desaparecerá en el borde superior de la pantalla, o quedará inmóvil en la posición donde la configuramos? La respuesta es: lo que te plazca. Con estas dos opciones puedes controlar el comportamiento de la imagen, Scroll si deseas que se mueva junto con el contenido al desplazar la pantalla, o fija si deseas que permanezca siempre visible y en el lugar.

Así hemos alcanzado el final de esta guía básica pero poderosa, donde habrás aprendido las opciones más comunes en cuanto a la personalización de tu tema de WordPress. Recuerda siempre que cada tema altera las opciones que ahí presentamos, ya sea aumentando la cantidad de variables o reduciéndola a estilos prefabricados. Pero si has prestado atención a las variables de esta guía, podrás operar y configurar cualquier tema con facilidad. Suerte, ¡y a optimizar los temas de tu sitio!

Comparte este post.