El tiempo de carga es dinero

Los aspectos a considerar a la hora de lograr una buena velocidad de carga de nuestro sitio son varios e incluyen desde decisiones de construcción hasta la optimización de los servidores que finalmente vayamos a utilizar.

Algunas de las ventajas más visibles de tener un sitio que carga rápidamente son:

  • Una reducción en las tasas de rebotes, gracias a que estaremos reteniendo a todas esas personas que, de haber tenido que esperar unos segundos más, se hubieran ido a buscar otro resultado.
  • Una mayor cantidad de interesados y clientes, gracias a esa mayor cantidad de gente dispuesta a navegar nuestro sitio.
  • Si la carga rápida se debe a un sitio liviano (lo más esperable), nuestro consumo de recursos del servicio de hosting serán menores, lo que redundará en menores costos, especialmente cuando nuestro sitio comience a crecer en cantidad de tráfico.

Es muy importante tener en mente que no todos tienen la misma velocidad de conexión, por lo que muchas veces debemos ponernos en la piel de otros usuarios con conexiones más lentas para que, en el futuro, no los perdamos. Una prueba extrema para verificar la performance de nuestro sitio es visitarlo desde una conexión con modem de 56k, o bien acceder desde algún smartphone via 3G.

La carga de nuestro sitio no debería nunca exceder los 8 segundos, aunque bastante menos que eso es muy recomendable. Tengan en cuenta que, para sitios donde se realizan transacciones, se aconseja que la carga se encuentre por debajo de los 5 segundos. Un sitio rápido se cargará en dos segundos y obtendrá muchos beneficios por parte de los motores de búsqueda (léase, mejor ranking en las búsquedas).

Herramientas para medir la velocidad de acceso

  • Pingdom Tools
  • GTmetrix: además de medir la velocidad de acceso, también te mostrará los resultados de Google Page Speed y YSlow!

Otra manera de mejorar los tiempos donde un usuario cumple su objetivo en nuestro sitio (comprar, conseguir información) es minimizar la cantidad de etapas necesarias para alcanzar un resultado específico (léase, con menos clics). Por ejemplo, si tenemos un proceso de contratación de 5 etapas, deberíamos analizar si no podemos convertirlo en uno de 3 etapas.

La posibilidad de lograr una carga incremental y progresiva es también una buena idea, de modo tal que la persona pueda comenzar a consumir información aún cuando todo el resto del sitio aún no se haya cargado.

Si utilizamos tecnologías específicas como WordPress, Joomla, Drupal, Magento, etc., es muy importante que configuremos correctamente las opciones de optimización de los mismos. También, en el mismo sentido, es sumamente valioso contar con el respaldo de nuestro hosting para que nos ayude a optimizar los servidores en función de la tecnología que utilicemos.

En un mundo donde los tiempos de todo se acortan, y las personas se acostumbran cada vez más a obtener lo que quiere de inmediato, no estar a la altura en la velocidad de carga de nuestro sitio puede costarnos caro, literalmente hablando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *