¿Por qué usar una dirección válida para tus envíos?

Hoy sorprende que las empresas aún nos sigan enviando mails desde casillas a las cuales no podemos responder.

Básicamente, el destinatario nos dice:

«No estoy interesado en saber de vos por mail, independientemente de que responder por esa vía sea lo más fácil y obvio para vos. No te respeto lo suficiente como para correr el riesgo de que muchas personas respondan

Como veremos más adelante, la cuestión aquí no es sólo de carácter emocional; hay otras razones muy válidas para estar disponible vía mail.

Además de demostrar respeto a quienes nos eligen, proporcionar una dirección de mail que esté vinculada a una bandeja de entrada real demuestra que estás abierto a los negocios.

Claro; quizás eso atraiga cierta cantidad de respuestas automáticas, pero lo más probable es que también haya mensajes útiles, pertinentes, tales como:

  • Realmente disfruté del último newsletter; ¿podrían brindarnos unas plantillas similares?
  • ¿Cuáles son sus horarios de apertura? Me gustaría pasar en algún momento.
  • Voy a cambiar mi dirección de correo electrónico, pero quiero seguir recibiendo sus actualizaciones. ¿Me podrían ayudar?

Este es el tipo de comportamiento que los remitentes de correo electrónico realmente deberían fomentar. No se trata de amabilidad únicamente: las respuestas son una valiosa fuente de información, y la perfecta oportunidad para conectarse humanamente.

Cada mail que envíes debe ser considerado como una oportunidad para aumentar el compromiso con tus usuarios.

Deciles que pueden responder con preguntas, comentarios, lo que sea.

Es cierto que una razón común por la que empresas de todo el mundo emplean casillas de no-respuesta es que resulta difícil manejar el «tsunami» de respuestas automáticas. Ejemplo de esto son notificaciones de error en la entrega, o «fulano de tal se encuentra fuera de la oficina», o bien «fulano de tal cambió su casilla de correo a…».

Pero, afortunadamente, existen maneras automatizadas para manejar las respuestas automáticas; con gmail, por ejemplo, se pueden configurar filtros/reglas, así como también crear respuestas automáticas.

Moraleja: el envío de mails de no-respuesta puede afectar la relación con los clientes, y estaríamos desaprovechando un feedback y comunicación valiosa.

Para algunas empresas, el tamizado de las respuestas puede ser una tarea administrativa tediosa, pero deben pensarse como una gran oportunidad para mantener altas tasas de fidelidad, a la vez que el mantenimiento de un servicio que resulte sólido, humano, al cliente.

Ahora, ¿qué pensás sobre los mails de no-respuesta? ¿Hay un contexto en el que se puede, o debe ser utilizado? Nos encantaría conocer tu opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *